Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando el Aviso Legal.
Aceptar

Deusto Business Alumni

compartiendo crecemos juntos
 
  • Inicio
  • Actualidad
  • News / Magazine
  • Noticias
  • Opinión: Cualquier tiempo pasado fue anterior, por Jon Paul Laka

Opinión: Cualquier tiempo pasado fue anterior, por Jon Paul Laka

Jueves, 10 Enero 2019
Tribuna: Cualquier tiempo pasado fue anterior?, por Jon Paul Laka

La opinión

 

El profesor del departamento de Técnicas Cuantitativas de Deusto Business School, fue el encargado de redactar la sección de opinión, publicada en el último número del periódico de Deusto Business Alumni. Bajo el título: Cualquier tiempo pasado fue anterior.

 

Espero que la genial Nieves Concostrina me permita utilizar el título de su último programa en la SER y sirva de pequeño homenaje a la inteligente y desmitificadora visión de los grandes personajes con la que nos ha deleitado a sus seguidores.
Un título con apariencia de perogrullada, pero que encierra en sí mismo una lección de la historia, esquivando justo en el giro final ese adjetivo tajante con el que termina ese refrán con el que uno parece estar más de acuerdo cuantos más años cumple. Cualquier tiempo pasado fue… ¿mejor? Y acabo de recordar que en realidad pertenece a uno de los versos escritos por Jorge Manrique, parte de esas dolorosas coplas a la muerte de su padre. Admito que eso de «acabo de recordar» significa que me lo acaba de recordar ese enorme baúl de la memoria que representa Google.

 

Supe que lo sabía cuando Google me lo enseñó en una búsqueda que me llevó apenas un segundo. Pienso en unos años atrás cuando estudiaba a Jorge Manrique en los cursos de literatura de BUP (los más jóvenes que no sepan lo que esto significa lo pueden buscar también en Google) entre apuntes garabateados deprisa y corriendo y un libro de texto manoseado, y me entran ganas de poder llamar a Jorge Manrique por Skype, mirarle seriamente a los ojos y decirle: «Mira Jorge Manrique, con todo el respeto por el dolor de la muerte de tu padre, y te lo digo porque yo también hace poco que despedí al mío, de verdad, por muy bellos que sean tus poemas, por muy profundo y duradero que sea el dolor de despedir a los que queremos, ¿de verdad crees aún en esa lapidaria frase que nos dejaste allá por el siglo XV?».

 

Si alguno necesita aún una visión aún más global del devenir de ese tiempo pasado, les recomiendo apuntarse al multitudinario club de los que hemos leído un libro absorbente, provocador, desafiante e inteligente escrito por Yuval Noah Harari: 'Sapiens
De animales a dioses: una breve historia de la humanidad'. Al leerlo uno es capaz de mirar hacia detrás y a la vez sentirse parte de esa perpetua revolución que representa la historia, una imparable y estimulante corriente de energía de la que todos participamos recibiendo el testigo de los que se fueron y pasándolo a los que vienen después. Y aquí está un estadístico, al que algunos suponen erróneamente rodeado por complicadas fórmulas matemáticas y fríos algoritmos en la toma de decisiones, hablando de historia. Zapatero a tus zapatos, ¿sí?. Pienso en cómo hace unas pocas semanas tuve la fortuna de compartir con los estudiantes de Marketing Research un experimento diseñado para comprobar los factores que influyen en la elección de una determinada marca de zumo de naranja. En apenas cuarenta y ocho horas pudimos consultar estudios realizados sobre el tema, diseñar nuestro propio experimento, organizar toda una operación en la que captamos a más de cien personas de las que obtuvimos una valiosa información, procesarla en una base de datos, aplicar un complejo modelo estadístico (modelo que por cierto se incluía en nuestro temario por primera vez en la historia), y ofrecer unas interesantes conclusiones en las que llegamos a demostrar la significatividad estadística de distintas variables a la hora de seleccionar nuestro zumo de naranja favorito. El eminente padre de la teoría de diseño de experimentos, Sir Ronald Aylmer Fisher, nos hubiera mirado con cara de pocos amigos al mostrar nuestros resultados que a él le habrían costado innumerables horas de trabajo a principios del siglo XX. Aunque parece ser que esa cara antipática la empleaba con todos. La simpatía no era su punto fuerte. Pero secretamente nos hubiera envidiado por haber vivido estos tiempos.


Si no les basta saber que el propio Harari habla de la estadística como catalizador de la revolución del conocimiento científico, ahora les planto delante a Isaac Asimov y su trilogía 'Fundación'. Un visionario relato épico, tan adictivo como la trilogía de 'El Señor de los Anillos', ambientado en un futuro galáctico donde la psicohistoria –una nueva ciencia que combina la estadística, la historia y la psicología– es capaz de predecir los grandes movimientos de las civilizaciones. Una psicohistoria que muestra el genio de Asimov vislumbrando el papel que los 'bigdaters' tenemos en el futuro. Perdonen el barbarismo. Pero es el término que hemos adoptado para el grupo de whatsapp que comparto con mis amigos en el Programa en Big Data y Business Intelligence de la Universidad de Deusto.

 

Si después de leerme han buscado en internet dónde comprar esos libros, o quién era Fisher, o Asimov, o miran qué es eso de Big Data… o escuchan mediante un podcast el programa de Nieves Concostrina, entonces estarán de acuerdo conmigo: cualquier tiempo pasado fue anterior. Independientemente de la edad. Y eso no es subjetivo. Se lo demuestro yo con un test estadístico.

Referida por: Deusto Business Alumni
Fuente: Deusto Business Alumni