Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando el Aviso Legal.
Aceptar

Deusto Business Alumni

compartiendo crecemos juntos
Pedro Azpiazu Uriarte, consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, habla del futuro con Alumni DBA
  • Inicio
  • Actualidad
  • News / Magazine
  • Noticias
  • Pedro Azpiazu Uriarte, consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, habla del futuro con Alumni DBA

Pedro Azpiazu Uriarte, consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, habla del futuro con Alumni DBA

Miércoles, 20 Noviembre 2019
Pedro Azpiazu Uriarte, consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, habla del futuro con Alumni DBA

Prioridades del Gobierno vasco

 

El miércoles, día 20 de noviembre, se ha celebrado el Encuentro Deusto Business Alumni, con la participación de Pedro Azpiazu Uriarte, consejero de Hacienda y Economía del Gobierno vasco, en el CRAI - Biblioteca de la Universidad de Deusto, en el campus de Bilbao. Un evento celebrado en colaboración con PwC.

 

Una conferencia bajo el título: Mirada económica al presente y futuro de Euskadi. En el transcurso, Azpiazu ha desarrollado una serie de reflexiones y datos para analizar el momento económico en Euskadi, el proyecto de Presupuestos de la CAE para 2020 y las políticas públicas, la política financiera del Gobierno Vasco y los retos de futuro de Euskadi.

 

En la mesa se encontraban acompañándole, Agustín Garmendia, presidente de Deusto Business Alumni, Asier Atutxa, socio de PwC, y Alvaro de la Rica, decano de Deusto Business School.

 

Azpiazu ha comentado que La Gran Recesión sufrida en 2008 generó o agudizó los desequilibrios que el crecimiento económico inducía sobre estos cuatro capitales, social, humano, natural y físico. En su opinión, por este motivo, aunque los niveles de PIB, se recuperaron en 2016, los desequilibrios relacionados con el capital social, el capital humano, el capital natural y el capital físico no se han atenuado lo que refuerza la necesidad y prioridad por avanzar en un crecimiento inclusivo que vaya más allá del mero crecimiento del PIB.

 

Ha confirmado que es necesario actuar con decisión desde el momento actual para reforzar el capital social, el capital humano, el capital natural y el capital físico y financiero de Euskadi. Dicho refuerzo, junto con las grandes transformaciones globales que precisan de respuestas locales porque también nos incumben, han configurado las cuatro grandes prioridades a las que los presupuestos 2020 pretenden aportar respuestas desde el momento presente.

 

1. Prioridad para las actuaciones que reduzcan los desequilibrios materializados en forma de diversas brechas: salarial, social, de género, generacional, territorial y digital.

2. Prioridad para las actuaciones que impulsen la equidad, la excelencia y la inclusión en el sistema educativo, así como la empleabilidad de las personas a lo largo de la vida.

3. Prioridad para las actuaciones que luchen contra el cambio climático, el cuidado de la biodiversidad, las energías renovables, la eficiencia energética y la movilidad sostenible.

4. Prioridad a las actuaciones que impulsen la productividad de la economía como palanca de la prosperidad para el conjunto de la ciudadanía.

 

También ha añadido que el alto crecimiento económico, permitió recuperar el nivel de PIB previo a la crisis en 2016, pero en el caso del presupuesto esa recuperación se demoró dos años más.

Los efectos del crecimiento en la recaudación se hicieron esperar: en 2015 y 2016 la recaudación creció un 2,4% y un 2,7% cuando el crecimiento nominal de la economía fue del 3,2% y el 4%.

Pero por fin se hicieron notar en 2017, año en el que, por el efecto de la regularización financiera con el Estado, creció un 11,8%, que una vez ajustado por la parte de ejercicios anteriores determinó un pequeño superávit del 0,3% en la Administración General y sus organismos autónomos, cuando el déficit previsto era del 0,4%.

El buen cierre de 2017 influyó en la base del 2018, de manera que, aunque la recaudación creció un 3,5%, cuando la economía crecía normalmente el 4,2%, las aportaciones superaron las previsiones en casi 500 M€.

Así, el déficit previsto del 0,3% se transformó en un superávit del 0,5%, siempre hablando de la Administración General y sus organismos.

Estos resultados obtenidos en lo más alto del ciclo no son nada excepcional, sobre todo teniendo en cuenta las importantísimas mejoras introducidas para este ejercicio de 2019 gracias, básicamente, a las tres leyes presupuestarias complementarias aprobadas en febrero.

 

Para finalizar, confirmó que la evaluación de políticas y la reasignación de los recursos, así como la colaboración entre instituciones (Gobierno Vasco, Diputaciones Forales y Ayuntamientos) y con los agentes económicos y sociales, será imprescindible para hacer mejor las cosas. No podemos demorarnos más. Tenemos que ponernos manos a la obra ya.

Referida por: Deusto Busines Alumni
Fuente: Deusto Business Alumni