Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando el Aviso Legal.
Aceptar

Deusto Business Alumni

compartiendo crecemos juntos
 
  • Inicio
  • Actualidad
  • Noticias
  • Encuesta: ¿Hay peligro de una nueva burbuja inmobiliaria?

Encuesta: ¿Hay peligro de una nueva burbuja inmobiliaria?

Lunes, 9 Julio 2018
Encuesta: ¿Hay peligro de una nueva burbuja inmobiliaria?

Los antiguos alumnos opinan

 

En la encuesta del último número del periódico de Deusto Business Alumni contamos con la participación de Xabier Izaguirre, director financiero en Sukia, promoción 2002, Carlos Osés, director general adjunto y director área comercial en Laboral Kutxa, promoción 1982 y Joseba García, director corporativo de Construcciones y Promociones Balzola, promoción 1990.

 

Los colaboradores respondieron a la siguiente pregunta: ¿Hay peligro de una nueva burbuja inmobiliaria?

 

Xabier Izaguirre, director financiero en Sukia, promoción 2002


El mercado inmobiliario vasco se caracteriza por su estabilidad, ya que el perfil de comprador le da un carácter de permanencia a la compra de vivienda, sin pensar en especular y revenderla al poco tiempo. El posible incremento de los precios que está habiendo en la obra nueva obedece a un ajuste natural de la presión de la demanda real a la oferta existente. En este orden y normalización, está acompañando la mayor cautela y rigor que están teniendo las entidades financieras a la hora de financiar las nuevas operaciones inmobiliarias.
Sin embargo, sería responsable mencionar la poca disponibilidad de suelo existente hoy en día en Euskadi, riesgo que puede conllevar el alza de los precios si no somos capaces de generar nuevos suelos edificables en un futuro. En aras a mantener esta buena salud, sería aconsejable que las administraciones/organismos agilicen las gestiones oportunas desarrollando nuevos planes urbanísticos con el fin de atender esa demanda existente de hoy y mañana.
En este escenario todo invita a que la decisión de compra de vivienda en Euskadi sea un acierto y valor seguro para el futuro.

 


Carlos Osés, director general adjunto y director área comercial en Laboral Kutxa

Si pensamos que la respuesta es sí, debemos de repasar qué hicimos mal, y pensar si lo volveremos a hacer, para contestar adecuadamente.
La burbuja inmobiliaria, un incremento anormal de precios en las viviendas fundamentalmente, se produjo, 2007/2008, como consecuencia de la especulación, de la recalificación de suelos, beneficios fiscales en la adquisición de vivienda, y por el exceso de crédito, entre otros aspectos, lo que desembocó en la incapacidad del mercado para absorber la enorme oferta de vivienda disponible. En definitiva, todos los agentes intervinientes en el segmento inmobiliario, se lanzaron a una carrera.
En la actualidad poco o nada tiene que ver con la que hubo, habiendo varios indicadores que así lo atestiguan: las transacciones de inmuebles eran de 775.000 en 2007 por 464.000 en 2017. Además está habiendo una subida de precios moderada y variable, dependiendo en gran medida de la localización de cada inmueble; por otro lado, los salarios suben de una manera moderada o casi nula.
No obstante, la sensación en el mercado, en la calle, en la sociedad, es de superación de la crisis, con noticias positivas en el mercado inmobiliario.
Por todo lo anteriormente expuesto no debiéramos de temer, a medio plazo, la aparición de una nueva burbuja inmobiliaria, más bien estaríamos todavía en fase de “digestión” del ladrillo “anterior”.
Si bien, el ADN especulativo que siempre lleva implícito este segmento le hace tremendamente vulnerable y permeable a cambios más que rápidos, frenéticos.

 


Joseba García, director corporativo de Construcciones y Promociones Balzola, promoción 1990

Considero que no, al menos por el momento y no de forma generalizada. La situación actual del mercado es muy diferente a la vivida anteriormente. Los precios se han reducido de forma considerable, el acceso a la financiación es mucho más complicado y restrictivo, y el ritmo de construcción es mucho menor. En lo que se refiere al precio, estamos hablando de una caída superior al 30% respecto al pico de mercado, si bien hay una fuerte disparidad por zonas geográficas, especialmente las grandes ciudades, donde el precio sí se ha incrementado considerablemente en los últimos meses. Respecto a la financiación, la exigencia a los promotores es mucho más elevada, condicionada a niveles mínimos de preventas y a la solvencia de los compradores, exigencia que también se traslada a la concesión de hipotecas. Además, se ha producido una “profesionalización” de los promotores, con una drástica reducción en su número, mucho más solventes y con una importante presencia de fondos de inversión especialistas en el sector y que aportan conocimiento y liquidez. En cualquier caso, habrá que estar muy atentos a la evolución del mercado.


 

Referida por: Deusto Business Alumni
Fuente: Deusto Business Alumni