Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando el Aviso Legal.
Aceptar

Deusto Business Alumni

compartiendo crecemos juntos
 
  • Inicio
  • Noticias
  • Euskadi renueva su modelo competitivo: aboga por una economía más sostenible, renovable e inteligente

Euskadi renueva su modelo competitivo: aboga por una economía más sostenible, renovable e inteligente

Viernes, 23 Abril 2021
Euskadi renueva su modelo competitivo: aboga por una economía más sostenible, renovable e inteligente

elEconomista y Deusto Business Alumni, colaboran un año más en la organización del V Foro Industrial del País Vasco. En esta ocasión, bajo el lema: Hacia una economía más renovable, inteligente y sostenible. Con la colaboración de BBK, Bilbao Exhibition Centre, Iberdrola, Kutxabank y Nortegas.

 

La pandemia del coronavirus ha acelerado ciertas tendencias en marcha en los últimos años, especialmente aquellas ligadas a la mejora del modelo productivo. Un hecho que no ha pasado de largo en Euskadi, una de las regiones de España que más ha apostado por la transformación de la industria en los últimos años. Arantxa Tapia, la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente en el País Vasco, ha explicado durante su intervención en el V Foro Industrial en el País Vasco que "la pandemia ha puesto de relieve la necesidad de tener una economía más sostenible, más renovable y más inteligente. Tenemos que ir hacia un desarrollo económico mucho más sostenible, basado en energías renovables y con soluciones que nos permitan tomar decisiones de una manera más sencilla. Los robots no nos van a sustituir, pero sí hacernos la vida más sencilla".

 

La consejera ha abogado por "aprovechar la oportunidad" que ha surgido de la crisis para "afrontar con éxito el futuro" y ha animado a los asistentes a reflexionar "qué queremos ser como país y como empresa" en los próximos años. "No vamos a escatimar esfuerzos desde lo público, pero este proceso tiene que estar liderado por la parte privada", ha explicado. "Tenemos que ir más allá de una mera recuperación de los niveles de empleo o bienestar, nos toca trabajar para definir un modelo económico ambicioso, que sea resiliente para los cambios de ahora y del futuro, pero también sostenible", ha añadido.

 

"Queremos seguir siendo un país industrial, donde se fabrica, pero donde esos avances tecnológicos tengan mucho que decir. Queremos salir de la crisis rápido, pero queremos perdurar en el tiempo. Además de dar los peces, tenemos que enseñar a pescar. Las propias empresas se tienen que dotar de instrumentos para ser resilientes y poder llevar a cabo algunos de los objetivos que nos hemos fijado como gobierno", ha continuado Tapia.  

 

Las cinco claves de Euskadi

En este sentido, la consejera de Economía adelantó los cinco puntos fundamentales sobre los que trabajan desde su gobierno para mejorar el modelo productivo. En primer lugar, quieren bajar el nivel del desempleo en la región por debajo del 10%, "como habíamos conseguido antes de la crisis y tener una economía que genere empleo de calidad", explicó. En segundo lugar, superar el 40% del PIB de industria y servicios avanzados. En tercer lugar, lograr la convergencia en I+D a nivel europeo, del que "todavía estamos lejos, pero desde el Gobierno vasco estamos haciendo el esfuerzo de invertir el 6% en todos nuestros programas, pero necesitamos que al sector privado para que aplique estos recursos", ha añadido Tapia.

 

El cuarto punto es el relativo a reducir entre un 40 y un 55% la emisión de gases de efecto invernadero, "tras la aprobación esta semana de la ley climática europea, es un hito por el que queremos apostar y no exento de dificultades porque nuestro peso en industrai intensiva nos obliga a emprender actuaciones muy serias", ha continuado la consejera. Por último, Tapia ha fijado también como objetivo que las renovables supongan el 20% de la energía consumida en Euskadi. "Estamos en el 15%, pero tenemos una industria renovable que es reconocida a nivel mundial. Tenemos que aprovechar la oportunidad de las renovables, teniendo alternativas como puede ser el hidrógeno, pero hay que trabajar en ellas para que sea una realidad. Ya estamos trabajando para que Ley de Transición Energética y Cambio Climático se apruebe a principios de 2022", ha argumentado la consejera vasca.

 


El reto energético

Ese guante lanzado por la consejera ha sido recogido por las empresas, tanto las que se dedican directamente a la energía como aquellas entidades financiaras, que también miran hacia los criterios ASG a la hora de evaluar las firmas que solicitan un crédito. Asís Canales, director de Compras y Seguros de Iberdrola, hizo un repaso sobre la oportunidad del momento en el que se vive hoy.

 

"Tenemos que cambiar el parque de generación eléctrica porque hay muchas que generan con carbón o gas. En España eso significa cerrar muchos centros que tienen que cambiarse por otras y eso es un plan de inversión muy importante. Hace 20 años que nosotros comprendimos eso: Hemos invertido 120.000 millones y generamos 400.000 empleos, entre directos e indirectos", explicó.

 

En País Vasco, Canales explicó que las debilidades histórica de la comunidad autónoma se convertirán en fortalezas y oportunidades con este cambio de mentalidad hacia un mundo más sostenible. "Hablando en Euskadi, si hiciéramos un DAFO de cómo estamos, nos salen dos debilidades: no tenemos fuente de recursos naturales como petróleo o gas y el otro es que somos pequeño en tamaño. En el nuevo horizonte se convierten en fortaleza y oportunidad. El pequeño tamaño es una gran oportunidad para transicionar rápidamente hacia una sociedad descarbonizada. Los ciudadanos tienen una consciencia hacia lo sostenible. La fortaleza es que en este nuevo marco de energía renovable, ahora es importante el viento, el agua y el sol más que el petróleo o el carbón. No somos Andalucía, pero tenemos sol, tenemos viento, somos un país montañoso, y tenemos que aprovechar estas circunstancia", dijo. Además, resaltó que cuentan "con otras dos cosas que son muy importante: tenemos dos empresas líderes mundiales, la nuestra y Siemens Gamesa y nuestro entramado político que saber hacer. Hay que combinar lo público y lo privado", dijo.

 

Pero para adaptarse a los nuevos tiempos hace falta acometer inversiones y para ello las entidades bancarias juegan un papel clave. "Implementar los criterios ASG es conectar con nuestra misión. Nacimos de la fusión de las cajas de ahorro vascas y lo tenemos en el ADN. Estaremos muy atentos para generar impacto positivo. Tenemos que ir definiendo nuestras propias normas de financiación sostenible y evitar el peligro. Cuando damos un préstamo queremos generar un impacto positivo, por lo que esos criterios ASG serán muy importantes", dijo María Elisa Arroyo, directora de ASG de KutxaBank.

 

Por último, Alejandro Ormazabal, vicepresidente de Velatia, puso de relevancia la importancia de apostar por el vehículo eléctrico. "Vamos a hacer una descarbonaización y para eso necesitamos redes inteligentes, energía renovable y carga ultrarápida de vehículo eléctrico. En relación a la descarbonización, el futuro pasa por cumplir compromisos con el clima", resaltó. Además, señaló la importancia de que la red eléctrica esté preparada para los nuevos tiempos. "Hemos ya evolucionado hacia la gestión del dato, lo que nos permite hacer mantenimiento predictivo en el red. Somos capaces de anticipar cualquier fallo antes de que suceda y ya llevamos mucho tiempo de experiencia en esto. Tenemos la red eléctrica más moderna del mundo y tenemos las mejores capacidades para llevar la red inteligente a nivel mundial", remató.

 

Dentro de este contexto, la llegada de los fondos europeos se observan como fundamental. "Es una oportunidad que no podemos desaprovechar como país. Con 140.000 millones bien utilizado podemos hacer la reindustrialización. Lo que pasa es que aún hay sombras de cómo se van a utilizar. He conocido el paquete de automoción y espero que juguemos un papel en el almacenamiento de energía", dijo Canales. La directora de ASG de Kutxabank también hizo un llamamiento a la colaboración público-privada en estos fondos, que suponen "una buena oportunidad para mejorar la adaptabilidad, la previsión y resiliencia de nuestro tejido económico, con la digitalización y la sostenibilidad como principales ejes de avance. En Kutxabank estamos muy comprometidos con este reto, en el que prevemos ser una de las piezas clave. Pero para que el tránsito a la nueva era sea un viaje de oportunidades aprovechadas, deberemos profundizar y participar de forma activa en la colaboración público-privada, para afrontar juntos las incertidumbres".

 


Acciones concretas

En la última mesa de debate, los ponentes pusieron ejemplos concretos de cómo sus empresas están trabajando para avanzar hacia ese modelo económico más sostenible, rentable e inteligente. Alejandro Vázquez Zubeldia, director de Inversiones de BBK, explico que "en obra social tenemos muchísimos proyectos: en el ámbito tecnológico invertimos anualmente en diferentes startups que aspiran a cambiar el mundo y organizamos un curso de programación acelerada para mejorar la empleabilidad; en el ámbito medioambiental estamos preparando nuestro Centro BBK Clima; y en el aspecto demográfico y social tenemos proyectos como los de envejecimiento activo o clubes para mayores. Como accionistas de Kutxabank ofrecemos un apoyo estable a la gestión para cumplir con la ASG y como inversores en compañías en empresas los tres vectores los tenemos muy en cuenta en nuestras inversiones".

 

Por su parte, Xabier Basañez, director general de Bilbao Exhibition Centre, añadió que su misión pasa por "ser un motor de desarrollo económico y social. Para ello nos queremos apoyar en dos aspectos para conseguirlo: la innovación, por la que hemos apostado desde siempre, y la sostenibilidad, un parámetro que venía ya en nuestro plan estratégico de 2017. Me refiero a una sostenibilidad no sólo ligada a lo medioambiental, sino también a lo económico y a lo social".

 

Javier Contreras, consejero delegado de Nortegas, argumentó que "la sostenibilidad ha estado muy presente en la compañía desde siempre y en 2017, cuando cambió de propietario, se instauró un gobierno corporativo como las compañías cotizadas. El Covid ha supuesto una oportunidad para poner en marcha ideas de apoyo a la sostenibilidad o donaciones. También hemos creado una dirección de sostenibilidad para trabajar de forma transversal en políticas de diversidad, igualdad, inclusión". Respecto a la transformación energética, Contreras apuntó que "el gas natural es una fuente de energía para la transición, no de transición, al igual que las infraestructuras gasistas del país, que son infraestructuras de primer orden que hay que aprovechar. También estamos impulsando el desarrollo de los contadores inteligentes, algo para lo que nos van a ayudar mucho los fondos europeos".

 


Ayuda a todas las empresas

La jornada fue clausurada por Ainara Basurko, diputada de promoción Económica de Bizkaia, que relató cómo la pandemia ha acelerado diferentes proyectos de transformación en los que ya estaban trabajando antes de la llegada del coronavirus y que ahora se beneficiarán de los fondos europeos, que "ayudarán a que avancen con más intensidad". En este sentido, habló del Energy Inteligence Center, un proyecto que permitirá "desarrollar un tejido tecnológico en torno a las energías limpias", o el Centro Nacional de Emprendimiento.

 

También destacó que desde la Diputación "quieren ayudar a todas las empresas". "Nos preocupan las empresas tractoras, pero también las medianas y pequeñas. Insisto que no queremos que pierdan el tren y haremos dos programas para apoyar en digitalización y sostenibilidad. No podemos permitir que se nos caigan", añadió Basurko. Además, la diputada también resaltó que quieren "incorporar los los objetivos de desarrollo sostenible en política fiscal, para poder primar proyectos que se alineen con estos objetivos".

 

Referida por: Deusto Business Alumni
Fuente: Deusto Business Alumni