Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando el Aviso Legal.
Aceptar

Deusto Business Alumni

compartiendo crecemos juntos
 

Situémonos en el futuro: Por Elena Nabal Vicuña

Jueves, 18 Febrero 2021
Situémonos en el futuro: Por Elena Nabal Vicuña

Situémonos en el futuro, es el artículo de opinión escrito por Elena Nabal Vicuña, Subdirectora General y Directora de Inversiones en Grupo Catalana Occidente para el periódico de Deusto Business Alumni.

 

En el desarrollo, nos habla sobre la situación de la mujer en la sociedad, del futuro, de conseguir un entorno más igualitario...

 

Este es el artículo...

 

Situémonos en el futuro

Situémonos en el futuro, una de las posibles claves para gestionar el presente. Miquel Lladó en su reciente libro “Enamorarse del Futuro” escribe entre otras reflexiones: “…adelantarse al futuro para crearlo”, “imaginemos ese futuro en el que queremos estar”, “si no vamos por delante, vamos por detrás”, siempre “diferenciando modas de tendencias”…


Estas reflexiones me invitan a pensar en su aplicación en múltiples ámbitos de la vida.
Hoy, inmersos en una crisis sanitaria y, como consecuencia de ella, una crisis económica de dimensiones impredecibles, las empresas se enfrentan a numerosos retos: comerciales, de rentabilidad, de financiación, solvencia, de gestión de recursos humanos, técnicos, etc. Además, la Covid 19 ha acelerado dos tendencias que iban cobrando fuerza los últimos años: la digitalización de la sociedad y la sostenibilidad de nuestro entorno. En la actualidad, cada vez es más frecuente hablar de “Propósito”. Posiblemente el futuro tras la pandemia no vuelva a ser igual. Reflexionar y definir el propósito de cada empresa y visualizar los negocios en el largo plazo nos pueden ayudar a establecer nuestras prioridades para poder alcanzarlo. Incorporar los criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno en la definición de éste, no debe ser una reacción al interés o la presión de los “stakeholders”, debe nacer de una profunda convicción de que cómo lo conseguimos es casi tan importante como el propósito mismo.


Pero si el ámbito empresarial es importante, el profesional no lo es menos. Muchos de nosotros nos encontramos en un momento avanzado de nuestras carreras profesionales. Visualizarnos “fuera de la silla” y del cargo que ocupamos, nos debería ayudar a estar listos para el momento de dar el relevo. Así, los autores del libro “La vida de 100 años” nos invitan a pensar en una vida de múltiples etapas en la que debemos aprender a reinventarnos. Preparémonos para realizar esta transición, explorando nuevas posibilidades y alternativas que nos permitan seguir aportando y disfrutando en el futuro, fuera ya de nuestra posición actual.


Mientras tanto, una de nuestras mayores responsabilidades es desarrollar los equipos con los que trabajamos para que sean capaces de asumir los nuevos retos a los que se tendrán que enfrentar. Retos que serán diferentes a los nuestros, pero no por ello menos exigentes o relevantes. Así, deberemos analizar las capacidades de las personas con las que colaboramos, fomentar su desarrollo tanto personal como profesional y, sobre todo, dejar espacio para que todo esto sea posible. Al igual que en el pasado algunas personas confiaron y apostaron por mí, ahora me toca trabajar para crear nuevas oportunidades para aquellos que tomarán el relevo. Toca dejar que crezcan, fomentar su iniciativa y darles visibilidad.

 

Por último, en lo personal, tenemos la responsabilidad de intentar cambiar aquello en lo que creemos y que está en nuestro ámbito de actuación. Debemos actuar. Hoy escribo estas líneas, no por llevar 30 años trabajando en el sector financiero asegurador, no por ser una directiva en uno de los Grupos aseguradores líderes del país, hoy escribo, permitidme decirlo así, “por cuota”. Por la voluntad de la Universidad y de este periódico de dar visibilidad a las mujeres de La Comercial que desempeñamos diferentes funciones en las empresas o instituciones en las que trabajamos. Y este hecho, en el futuro en el que yo me sitúo, me gustaría que no fuera necesario. Pero para ello es preciso el compromiso de todos: de nosotras, que nos tenemos que atrever, pero también de vosotros. Me gustaría, si no lo hacéis ya, que creyerais en lo positivo de la diversidad y abráis muchas más puertas para que ésta sea posible. Todos somos profesionales capaces y debemos aprovechar cada oportunidad que se nos presenta, asumiendo los riesgos que las decisiones implican. Por eso he querido escribir este artículo de opinión. Porque quiero hacer posible ese futuro en el que me sitúo. Un futuro en el que nuestras hijas, sobrinas, amigas, nietas,… tengan la posibilidad de elegir y tomar sus decisiones en un entorno más igualitario que el hemos tenido las mujeres de mi generación y de generaciones anteriores.


Situémonos en el futuro y trabajemos por conseguirlo desde ya.
 

Referida por: Deusto Business Alumni
Fuente: Deusto Business Alumni